El rocanrol de los idiotas
Yo no tena ganas de rer,

t reas para no llorar;

yo le guiaba un ojo a mi nariz,

t consolabas a tu soledad.



Yo sin ninguna escoba que vender,

t con mil y una noches que olvidar;

a m no me quera una mujer,

a ti se te mora una ciudad.



T habas perdido el ltimo autobs,

a m me haban echado de otro bar;

los mismos alfileres de vud,

el mismo cuento que termina mal.



Pero quiso el cielo

bautizar el suelo

con su gota a gota

y con champ de arena

para tu melena

de mueca rota

y tu mirada azul

me dijo a cara o cruz

y mi alma de tahr

lo puso a doble o nada.

Y los peces de colores de mis botas

y tus marchitos zapatitos de tacn

locos por naufragar

salieron a bailar

al ritmo de la lluvia sobre las capotas

el rocanrol de los idiotas.



Yo no vena de ningn pas,

t ibas camino de cualquier lugar;

conmigo no contaba el porvenir,

de ti no se acordaba el verbo